¿Prozac o Yoga?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La depresión es una de las enfermedades más devastadoras que aquejan a la humanidad. Según antecedentes de La Sociedad Chilena de Salud Mental, cerca de un millón de personas sufren de depresión en Chile, una cifra equivalente a la población de las regiones Primera y Segunda. Aún más, estadísticas de la OMS señalan que Santiago encabeza las capitales con más alto número de depresión.

El porcentaje de personas que están ingiriendo antidepresivos como el Prozac (fluoxetina) va en un considerable aumento. Lamentablemente este intento rápido de solución ha resultado no ser tan efectivo y ahora mucha gente está acercandose a tratamientos alternativos.

Tanto yoguis como un creciente número de médicos, sugieren que las posturas invertidas como el paro de cabeza, pueden curar la depresión sin el uso de productos farmacéuticos. Sosteniendo la cabeza debajo del corazón, el cerebro al verse con mayor cantidad de sangre, aumenta la biodisponibilidad de oxígeno y glucosa, dos importantes factores que inciden en la producción de dopamina y serotonina… y que por su deficiencia son causantes de la depresión.

La inversión es muy relajante, proporciona energía vital y nos tonifica y alarga los músculos del cuello, espalda y hombros. El cerebro se sincroniza, enviando endorfinas. Por efecto de la inversión la lengua se eleva hacia el mando centrador de la glándula timo, el encargado de la inmunología (menos infecciones, resfriados, etc.) y de la energía vital. Un timo poco activo equivale a la predisposición de padecer depresiones y falta de confianza.

Amy Weintraub, autora de “Yoga para la Depresión”, se curó de su depresión con un año de práctica diaria, y recomienda que se visite un profesional al dar el primer paso.

En todo caso, hay que tener claro si lo que realmente se padece, es depresión, porque hoy en día las personas están confundiendo emociones (normales en cualquier ser humano)con patologías. Por ejemplo la pena, alegría, euforia y rabia son emociones transitorias que van y vienen y la depresión es una patología.

Lo que muchos hacen es diagnosticar como depresión, los problemas que tienen en sus vidas: como la muerte de un ser querido, la separación con la pareja, la falta de dinero, trabajo, tiempo, etc… estos problemas son parte de la condición humana, no son depresiones.

Anuncios