Accidentes domésticos: Cómo prevenirlos

Al ser el lugar donde se pasa la mayor cantidad de horas, el hogar se convierte en un posible foco de accidentes. Y los más perjudicados por esto son los niños debido a su alta vulnerabilidad. Un repaso de las consideraciones para cada edad, y consejos prácticos para cada etapa de la niñez.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es en el hogar donde se pasan muchas horas y es allí donde también existen posibilidades de que surja algún accidente de cualquier tipo. Aunque todos los miembros de la familia tienen las mismas posibilidades de sufrir un accidente, son los niños los que los sufren con mayor frecuencia.

Diferente edad, diferentes peligros

A lo largo del desarrollo del niño, suelen aparecer distintos tipos de accidentes que varían de acuerdo a su edad.:

En menores de 1 año, los accidentes más frecuentes son las quemaduras y los atragantamientos.

-En mayores de 1 año, en cambio, son los traumatismos y las intoxicaciones. A esta edad el niño es muy curioso, quiere investigar y explorar, todo lo toca y se lo lleva a la boca. Le atraen mucho los objetos que sobresalen, los huecos y las hendiduras. Inicia la deambulación; gatea, camina y trepa. Le atraen enchufes y tomacorrientes y por ello los explora.

A los 3 años es muy autónomo y los adultos son propensos a creer que pueden darle responsabilidades que no está en condiciones de cumplir (quedarse solo o salir a la calle). Esta confusión es un factor de riesgo ya que aún no sabe reconocer los peligros.

A los 4 y 5 años tiene curiosidad por máquinas y aparatos que lo atraen y entretienen. Puede cambiar súbitamente la atención de un juego seguro a otro peligroso u olvidar las habilidades adquiridas de control y auto-cuidado. Desarrolla gran confianza en sí mismo, lo que lo impulsa hacia situaciones peligrosas por su inexperiencia e inmadurez.

Elementos anti-accidentes que debe colocar en su hogar

-Cierres multiusos. Permiten bloquear armarios, cajones, la tapa del inodoro y puertas como la de la heladera o el horno, evitando así que los niños accedan a su interior.

Seguro para dedos: Dispositivo que impide que los dedos de los niños queden atrapados al cerrar la puerta. Se coloca en la parte alta para que ellos no lo alcancen.

-Barrera para puertas: Impide el paso de los niños a determinadas zonas de la casa. También sirve para bloquear el acceso a las escaleras.

Protector de enchufe: Imposibilita que los niños puedan meter los dedos y objetos en el enchufe. Los hay que obturan el enchufe y sólo pueden quitarse mediante su propia clavija, y los que permiten usar el enchufe sin tener que quitar el protector.

-Protectores de esquinas: Pequeñas piezas de plástico o goma que se fijan en los cantos vivos de los muebles para impedir que los niños se hagan daño en caso de golpearse.

Protecciones según los sectores del hogar

Si bien es necesario mantener una cuidado general en toda la casa, cada habitación de la misma presenta diferentes riesgos que vale la pena conocer.

-La cocina: Es uno de los lugares más peligrosos para un niño pequeño. Si aún no está en edad de caminar o gatear, conviene ubicarlo en algún lugar cercano pero fuera de la cocina, como el comedor o la sala mientras se está cocinando. En el caso de que ya caminen, se deben guardar los utensilios peligrosos como cuchillos o tijeras en cajones o gavetas altos fuera del alcance de los niños. Además, entre otras cosas, se debe evitar dejar colgando los cables de los aparatos eléctricos como la licuadora o la batidora de tal manera que el niño no pueda alcanzarlos y tironear de ellos.

-El baño: En este sector del hogar es fundamental la limpieza permanente. Es aconsejable utilizar una alfombra para evitar resbalones dentro de la ducha y fuera de ella. Por otro lado, siempre habrá que chequear la temperatura del agua antes de meter al niño en la bañera y se deberá evitar el uso de aparatos eléctricos cerca de la misma.

-Habitaciones: La puerta del cuarto del niño siempre tendrá que estar abierta y las ventanas dentro del mismo deberán estar aseguradas. Se recomienda ubicar las lámparas en muebles altos de manera que el niño no pueda acceder a ellas. Además, no debe haber juguetes tirados en el piso y no es aconsejable el uso de cobertores eléctricos.

-El comedor: Los cables de los equipos electrónicos no tendrán que estar colgando y no se debe tener plantas que puedan lastimar al niño si las toca. Además, conviene que todas las repisas estén firmes y bien sujetas a la pared.

Anuncios