Autismo: terapia común potencia efectos no deseados, advierten médicos

Se trata del tratamiento usado hoy por la mayoría de los terapeutas ocupacionales
Por Anastasia Gubin – La Gran Época

Terapeuta y maestra de Arte Janislaidy Valdez (I) toca la guitarra con el niño autista Jonathan Barrios en la escuela Especial Dora Alonso. (ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images)

La Universidad de Texas emitió ayer una declaración afirmando que la terapia de integración sensorial SIT, que usan hoy la mayoría de los Terapeutas ocupacionales con los pacientes autistas, es peligrosa y potencia conductas no deseadas, confirmando de esta manera, las conclusiones previas que emitió la Academia Americana de Pediatría.

Investigadores de la universidad revisaron 25 estudios importantes de la terapia SIT, y reportaron que la evidencia actual no apoya el uso de este tratamiento por lo que su conclusión fue “que los proveedores que trabajan con niños con autismo deben volver a evaluar su educación y estrategias de tratamiento”, informó ayer la Universidad de Texas.

“La Academia Americana de Pediatría, principal organización profesional de pediatría, también publicó recientemente una declaración que ofrece similares precauciones en cuanto a la falta de apoyo a la investigación para el SIT”, señaló Mark O’Reilly, encargado del Departamento de educación Especial de dicha universidad.

De acuerdo al reporte, los terapeutas que atienden a niños autistas tienen la obligación de utilizar métodos basados en investigaciones válidas y la terapia SIT fue propuesta antiguamente como una manera de ayudar a los niños con síntomas de autismo.

“Estudios metodológicos rigurosos y sólidos no indican que ayudan y, de hecho, la mayoría de los que se revisaron no informan ningún beneficio para los niños con autismo”, señala el informe.

Los especialistas explican que muchos niños con autismo tienen respuestas anormales a estímulos auditivos, visuales, táctiles y orales

La terapia de integración sensorial SIT estaba diseñada para ofrecer formas específicas de estímulos sensoriales en las cantidades apropiadas, aclara la Universidad y su objetivo es el de mejorar el funcionamiento del sistema nervioso que procesa los estímulos sensoriales.

Los terapeutas ocupacionales que utilizan SIT en un niño con autismo suelen realizar ejercicios, como por ejemplo llevar un chaleco con peso, sentarse en una pelota, entre otros. Sin embargo, O’Reilly explica que para la mayoría de los investigadores este tipo de terapia, en realidad “puede llevar a un aumento en el comportamiento no deseado respecto a las actividades de diversión, con más atención a los terapeutas y poca actividad escolar”.

Según los expertos de Texas en Austin, el único tratamiento válido para las personas con autismo es uno que esté relacionado con el análisis de su comportamiento.

“Con el análisis aplicado del comportamiento, el terapeuta enseña a los niños las habilidades apropiadas para su edad y ofrece un refuerzo sistemático, repetitivo que optimiza las conductas deseadas”.

Fuente: www.lagranepoca.com

 

Anuncios