¿El psicólogo alivia o cura?

Las personas suelen acercarse a un consultorio después de que las cosas en su vida están de una manera casi insostenible, cuando el nivel de angustia es muy alto. Suelen sentir que no pueden con sus vidas y que poco a poco todo se desmorona sin poder hacer nada o sin saber qué hacer. La terapia no solo es para remitir síntomas, sino que el proceso terapéutico es mucho más abarcativo: es más bien un espacio de desarrollo y crecimiento personal, es un método de cambio, crecimiento y desarrollo personal cuya finalidad es la expansión de todo nuestro potencial en todos los ámbitos en los que nos movemos o que nos expresamos. Es una forma de obtener nuestra propia autorrealización, descubriendo nuestra misión en la vida y convirtiéndonos en un fuerte factor de motivación hacia el cambio positivo en todos los seres humanos que nos rodean, logrando a su vez trascender y enriquecer el mundo que habitamos.

 

¿Para qué hacer terapia?

La terapia es una de las formas de poder lograr el cambio que queremos en nuestra vida. El motivo de la consulta es variado: desde problemas para encontrar trabajo, dificultades de relación de pareja o en la familia, como temas emocionales, angustia y desgano. Muchos quieren cambiar aspectos o conductas de sí mismos que no les gustan o les dificultan para lograr sus objetivos. La terapia no solo es para resolver situaciones que no nos gustan, sino también es un estilo de vida. Ayuda a incrementar positivamente nuestra vida, manteniendo de manera adecuada y positiva nuestra esencia interior, que es lo que nos permite estar en armonía con nosotros mismos y nuestro entorno, contribuyendo a prevenir desde enfermedades hasta dificultades afectivas y emocionales.

 

¿Por qué es importante la psicoterapia grupal?

Como la psicoterapia, es un espacio de crecimiento y aprendizaje. Creemos conveniente realizarla en un contexto grupal. Más info, acá.

 

¿Qué son los grupos de crecimiento y desarrollo personal?

Son grupos que se reúnen una vez por semana coordinados por un profesional. Las ventajas de estos son muy variadas: por un lado, brindan apoyo para que las personas puedan crecer dentro y fuera del grupo, en un clima de contención y afecto, brindan modelos para imitar y aprender, en virtud de la diversidad de problemáticas, edades y sexo; permiten practicar y ensayar diversas situaciones sociales (por ejemplo superar la timidez, elevar la autoestima), posibilitan el aprender a hacer nuevos amigos fuera y dentro del grupo, permiten compartir experiencias y aumentan la capacidad de resolver problemas, posibilitando la superación de roles rígidos. Son altamente recomendables para enfrentar todo tipo de problemáticas: laborales, existenciales, familiares, afectivas, de relación social y de pareja. Los pacientes no solo resuelvan aquellos aspectos de sus vidas que no les gustan sino que puedan entender el sentido de sus vidas, optimizar su calidad y superarse día a día.

 

¿Cómo elegir un psicólogo?

Lo importante en todo proceso terapéutico es que nos sintamos escuchados, comprendidos y que podemos expresar todos aquellos pensamientos, conductas y situaciones que nos afectan en este momento de nuestras vidas. Y, por otro lado, lo más importante, que veamos de manera paulatino el progreso. Muchas veces para lograr el cambio que esperamos en su totalidad puede llevarnos varios meses, pero es importante apreciar de a poco el cambio. Esa es una de las formas de darnos cuenta que el tratamiento nos esta dando resultado. ¿Quién es el desconocido que nos analiza?

 

¿Todos nos volvemos un poco locos de vez en cuando?

Esta es una de las creencias más populares: “la gente que hace terapia es porque está loca”. Desde ya, esto no es así. Muchas de las personas que acuden al tratamiento es porque quieren enriquecer sus vidas con cambios que les cuestan realizar. La terapia es un medio para lograr aquellas cosas que nos gustaría alcanzar en nuestras vidas y que sentimos que nos harían estar mas a gusto. La terapia es un método de desarrollo y crecimiento personal.

 

¿Cuándo pedir ayuda?

Es recomendable no esperar a que las cosas con tu pareja ya no estén nada bien y estés a punto de separarte o que tu nivel de angustia sea tan fuerte que ya no sabés cómo llevar tu vida adelante. Siempre es mucho mejor “trabajar” las cosas de nuestras vidas que no nos gustan de forma anticipada, de manera de poder prevenir sus consecuencias negativas. 

 

¿El psicólogo alivia o cura?

La terapia no solo es para remitir síntomas, sino que nuestra visión del proceso terapéutico es mas mucho más abarcativo: es más bien un espacio de desarrollo y crecimiento personal donde las personas que acuden no solo les interesa cambiar aquellos síntomas, conductas o aspectos de sí mismos que no les gustan, sino que la terapia se transforma en un método de cambio, crecimiento y desarrollo personal cuya finalidad es la expansión de todo nuestro potencial en todos los ámbitos en los que nos movemos o que nos expresamos. Es una forma de obtener nuestra propia autorrealización, descubriendo nuestra misión en la vida y convirtiéndonos en un fuerte factor de motivación hacia el cambio positivo en todos los seres humanos que nos rodean, logrando a su vez trascender y enriquecer el mundo que habitamos.

 

Por la Licenciada Florencia Torzillo Álvarez, del Instituto de Psicología Argentino (INEPA).

Anuncios