Comer tomates reduce el riesgo de ACV

¿Cuántos tomates comés a la semana? Según un nuevo estudio, una dieta que los incluya reduce la probabilidad de tener un accidente cerebrovascular. Aquellos que consumen más tomates tienen menos riesgo de sufrir un derrame cerebral por coágulos de sangre, ya que se asocian con un mayor nivel de licopeno, un potente antioxidante.

tomates

Según el estudio, publicado en la revista Neurology y realizado por investigadores de la Universidad del Este de Finlandia, en Kuopio, las personas con mayores niveles de licopeno tenían el 55% menos de posibilidad de sufrir un derrame cerebral, en relación con los que consumían menos tomates.

La investigación involucró a 1.031 hombres que formaban parte de un estudio más amplio que consideraba los factores de riesgo del desarrollo de una enfermedad cardiovascular. Estos hombres, de entre 42 y 61 años, vivían en los alrededores de la ciudad de Kuopio, en Finlandia, cuando el estudio comenzó, a principios de 1990. Las muestras de sangre fueron tomadas al inicio del estudio y, luego, siete años más tarde a la mayoría de ellos. Además, se monitoreó su salud por alrededor de 12 años.

¿Qué es el licopeno? Un pigmento vegetal soluble en grasas que aporta el color rojo característico a los tomates, sandías y, en menor cantidad, a otras frutas y verduras. Éste se encuentra en mayores concentraciones en los productos con tomate cocido, por ejemplo, en puré y salsas. Una taza de salsa marinara (salsa roja que incluye tomate, ajo, hierbas -como la albahaca- y cebolla) tiene más de 31 mil microgramos de licopeno, mientras que el tomate crudo promedio tiene alrededor de 3.165 microgramos, según publica el Wall Street Journal con información del Departamento Nacional de Agricultura de Estados Unidos. Además: una rebanada de pizza tiene 2.074 microgramos de licopeno, y una cucharada de salsa de tomate, 2.146.

Los tomates no son el único alimento que se relaciona con un menor riesgo de accidente cerebrovascular. Tal como enumera The Huffington Post:

* El chocolate. Según un estudio sueco, comer chocolate se relaciona con un menor riesgo de accidente cerebrovascular. El estudio incluyó a 37.103 varones y mostró que los que comían más chocolate a lo largo de 10 años tenían el 17% menos de posibilidades de sufrir un ACV.

* Cereales integrales. Comer porciones de granos enteros puede ayudar a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular isquémico en mujeres, según un estudio publicado en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense. Las mujeres que comían mayor cantidad de granos enteros tenían un menor riesgo (entre 30 y 40%).

* Cítricos. Un antioxidante que se encuentra en las frutas cítricas podrían ayudar a reducir el riesgo de ACV en las mujeres, según un estudio que incluyó a 70 mil mujeres y se publicó en la revista Stroke. Investigadores de la Escuela Médica de Harvard y del Hospital Brigham y de Mujeres encontraron que las que consumían la mayor cantidad de flavonoides (una serie de metabolitos secundarios de las plantas) durante un período de 14 años tenían un 19% menos de riesgo.

* Pescado. Consumir pescado varias veces a la semana se relaciona con un menor riesgo de ACV, en comparación con los que no comen pescado, según un estudio publicado en la revista Stroke. El pescado es bueno porque proporciona un conjunto de nutrientes, en particular, los ácidos grasos omega-3, que podrían explicar este menor riesgo.

Anuncios