Sentarse bien: el mejor calmante

i like my job!Un 60% de las personas que usan computadoras en sus trabajos padecen lesiones músculo-esqueléticas, como las lumbalgias. Y se estima que un 40% tienen síntomas en manos y brazos (tendinitis). Cómo evitarlos.

Las lesiones frecuentes en el trabajo (dolor de espalda, cuello o brazos) se producen por una postura incorrecta, falta de accesorios ergonómicos y carencia de períodos de descanso o pausas. Si no son tratadas correctamente, pueden desencadenar en degeneraciones de los tejidos. Esta realidad puede ser prevenida, fomentando la salud y el bienestar dentro del entorno laboral.

Tips para mejorar la postura

*  Si permanecés sentada muchas horas durante la jornada laboral, cambiá de posición, tomá descansos activos breves cada 45 minutos (como caminar y estirarte), alterná la actividad con otra que te exija ponerte de pie y evitá encorvarte.

*  Al estar sentada, apoyá la zona lumbar de la espalda en el respaldo de la silla y usá apoyapiés para mantener los pies firmes en el piso y las rodillas a 90º. Nunca cruces las piernas.

*  Al escribir, mantené los codos cerca del cuerpo en una posición relajada. Las muñecas deben estar en una posición natural y rectas.

*  La posición del tronco y los muslos deben formar un ángulo de 90 grados.

*  La altura del escritorio debe ser de 66 a 74 cm. para las mujeres y de 68 a 78 cm. para los hombres. El monitor y el teclado siempre deben estar ubicados frente al tronco. Evitá el reflejo en la pantalla.

*  Evitá sostener el teléfono con el hombro cuando estés hablando.

*  El entorno de trabajo debe tener espacio suficiente para facilitar el movimiento y los cambios de postura. Detrás del escritorio o mesa de trabajo debe quedar un espacio aproximado de 115 cm. para facilitar los movimientos.

*  La silla de trabajo debe ser giratoria, tener cinco patas con ruedas y apoya brazos. Tanto la altura de la silla como la inclinación del respaldo deben ser regulables para proporcionar soporte cómodo a la parte baja de la espalda y, así, respetar las curvas fisiológicas de la columna.

 

Por Gabriel A. Iperione, licenciado en terapia física, profesor de educación física y director de Ergoconcept. www.ergoconcept.com.ar

Fuente: www.entremujeres.com

Anuncios