¿Chicos deshidratados? Cómo reconocerlos y qué hacer

nina-enferma-fiebre-dolor-reposo_MUJIMA20121123_0031_6

Consejos de una especialista para saber qué hacer ante los primeros signos de falta de líquidos en nuestros hijos. Cuáles son sus causas, síntomas y tratamientos específicos para contrarrestrarla. 

¿Qué es la deshidratación?

Es el estado clínico consecutivo a la falta de líquidos y electrolitos en el organismo. Una persona está hidratada cuando el aporte de agua y electrolitos es neutro en relación a las necesidades basales y las pérdidas concurrentes, es decir, cuando el balance de los ingresos y los egresos al organismo son iguales.

¿Cuáles son las causas de deshidratación en chicos y bebés?

Puede suceder por varias causas: por el aumento de pérdidas, o por causas intestinales como vómitos o diarrea. También pueden ser factores extraintestinales como quemaduras, poliuria, y por falta de aporte de líquidos.

La primera causa a nivel mundial es la diarrea aguda infecciosa. En esta intervienen varios mecanismos: los vómitos, que impiden el ingreso de líquidos al organismo; la diarrea, que aumenta las pérdidas; y la fiebre y decaimiento, que producen una menor ingesta en la persona.

La severidad del cuadro está directamente relacionada con el grado de deshidratación en chicos previamente sanos. Además de la frecuencia y volumen de las deposiciones, los vómitos deben considerarse un signo indirecto de severidad de mayor riesgo, y deben tenerse en cuenta en el tratamiento, ya que no permiten la hidratación.

El calor intenso es otra causa de deshidratación, frente al mismo los niños deben reponer el líquido que pierden por sudoración bebiendo abundantes cantidades de bebidas.  

¿Cuáles son los síntomas?

La forma más objetiva para establecerla es tener en cuenta el peso normal que debe tener la persona. Además, es importante estar al tanto sobre los signos del trastorno, por ejemplo: si el niño o bebé llora sin lagrimas, si tiene la boca seca con aumento de la sed, si orina menos, si no moja el pañal, si tiene los ojos hundidos, si está muy decaído, o si su respiración es agitada. Se recomienda consultar al médico de inmediato.

¿Cómo prevenir la deshidratación?

La leche materna es la mejor protección contra la deshidratación. Además, es importante el lavado de manos con agua y jabón antes de preparar la comida y alimentar al niño y luego del cambio de pañales.

Es fundamental mantener la higiene de la casa: lavar regularmente cuchillos, tablas o mesadas utilizadas para cortar carnes crudas antes de cortar otros alimentos. También es muy importante mantener la cadena de frío de los alimentos. Hay que lavar siempre las frutas y las verduras antes de consumirlas, y mantener la basura cerrada.

¿Cuál es el tratamiento que debe realizarse si el niño está deshidratado?

El tratamiento depende del grado de deshidratación y cuadro clínico del chico. La rehidratación oral se elige en los estados leves o moderados. Se previene hidratando al niño, ofreciéndole abundantes líquidos helados fraccionados en pequeños volúmenes. Para poder recibir este tratamiento, debe estar en posición semisentado. También se utilizan sales de hidratación oral, que son desarrolladas por la Organización Mundial de la Salud.

Si los síntomas son más avanzados, se indica la hidratación por sonda nasogástrica. En caso de fracasar, se usa la hidratación endovenosa para la cual se requiere la internación del menor.

En cuanto se logra la tolerancia oral se recomienda brindarles abundantes líquidos. En el caso de la lactancia se aconseja no suspender ni diluir la leche. No usar gaseosas o infusiones caseras y reiniciar precozmente la alimentación con sólidos para prevenir la desnutrición.

 

Por la doctora Maricarmen Difabio, médica pediatra del Hospital Privado de Niños, Fundación Hospitalaria. 

Fuente: http://www.entremujeres.com

Anuncios