Aves machos comprenden qué alimentos quiere su hembra

Son capaces de captar los gustos diferentes en el momento determinado 

Por Anastasia Gubin – La Gran Época
IMG_8623-560x315_0
El macho de una pareja de arredajos (gayos), ave típica europea, alimenta a su hembra con la slarvas que ella más prefiere (U. Candbridge)

Las aves demostraron un aspecto más de su psicología y su capacidad de comunicarse por un lenguaje interno, cuando unos investigadores observaron que los machos conocen el gusto específico diferente que tiene su pareja a la hora de proveerles el alimento.

El profesor Nicola Clayton de Cambridge estudió los comportamientos alimenticios de los machos y de las hembras por separado, de las aves Garrulus glandarius, conocidas como arrendajos o gayos en Europa, una especie de ave paseriforme de la familia córvidos muy difundida en Europa.

A las hembras se les dio de comer algunas particulares larvas, de polilla o gusano de la harina, mientras que permitieron a los machos observarlas desde una ventana.

Cuando los reunieron, los consentidores machos ofrecieron un banquete a sus hembras, pero no de lo que se estaban alimentando cuando estaban solas, sino de otro tipo de larvas.

El macho eligió para su hembra las larvas a las que ella no había tenido acceso, “un total cambio de dieta”.

“Nuestros resultados plantean la posibilidad de que estas aves pueden ser capaces de atribuir el deseo de sus compañeras – el reconocimiento de una vida interior en otras (aves), como la propia” dijo Ljerka Ostojic, quien dirigió la investigación, según el informe de Cambridge.

“Atribuir estados internos a otros individuos requiere la comprensión básica de que los demás son distintos de uno mismo y los estados internos de los otros son independientes, y se diferencian del propio”.

Ljerka descubrió que cuando los machos no tenían que alimentar a sus hembras, elegían para ellos dos alimentos que les gustaba más.

Solo cuando compartían con la hembra, se retiraban de sus propios deseos y seleccionaban los alimentos específicos que la ésta quería, explicó la investigadora.

Esta es una especie en la que el macho y la hembra viven juntos a largo plazo y la alimentación del macho a la hembra es una especie de cortejo.

Fuente: www.lagranepoca.com

Anuncios