¿Qué Hay Que Hacer Para Encontrarse A Sí Mismo? – Alejandro Jodorowsky

Fuente  extraída de:  http://planocreativo.wordpress.com

511604

Alejandro Jodorowsky: El filósofo mago Gurdjieff decía que para encontrarse a sí mismo, había que desterrar de la mente todas las ilusiones. Presento a continuación unas cortas fábulas que ilustran esto:

*

Un grupo de náufragos trata de sobrevivir en una isla desierta. Logran vencer el hambre y el frío pero no pueden dominar el aburrimiento. El día que ven una mancha en el horizonte dan alaridos de felicidad. Producen una columna de humo, hacen señales. La mancha crece. Viene en dirección de la isla. Los eufóricos hombres calculan que es un gran trasatlántico. Imaginan su bar y su piscina llena de aterciopeladas mujeres. Al cabo de un tiempo ven que la forma no tiene las dimensiones esperadas. “¡No importa, es un barco de carga! ¡Tendremos vino!” Pero, al aproximarse más, la silueta otra vez defrauda sus esperanzas: sólo promete ser un navío pesquero. “¡Qué más da: podremos alimentarnos y volver sanos y salvos a la civilización!” El vehículo esperado resulta ser un tronco de árbol. Los náufragos, furiosos, lo dejan pasar sin darse cuenta que montados en ese madero podrían atravesar el océano.

*

Un pícaro quiso hacer dinero. Empaquetó excrementos, buscó incautos y los convenció que lo importante no era comprar algo útil, sino un producto difícil de vender para que, convertidos en vendedores, trataran a su vez de encontrar incautos que se lo compraran probándose a sí mismos que eran capaces. Con este sistema se crearon innumerables revendedores , hasta que la insalubridad del producto provocó una peste que los exterminó a todos.

*

Un angustiado que no podía soportar que dos más dos fueran cuatro, entró en una secta religiosa donde le informaron que dos más dos eran cinco. El creer esto lo hizo sentirse feliz e iluminado.

*

Una buena planta en una mala tierra no puede mostrar su virtud. Hay que llevarla a una buena tierra para que muestre sus características exquisitas.¿Cuántos terrenos vanidosos, creyendo bastarse a sí mismos se niegan a dar sus sales a semillas que desprecian, perdiendo así la oportunidad de cubrir su superficie con deliciosos frutos?

*

Alejandro Jodorowsky en “El placer de pensar -89-”

Anuncios