Gripe – todo lo que necesitás saber para cuidarte este año

 

La gripe estMujer-gripe_MUJIMA20100630_0064_26acional es una enfermedad respiratoria contagiosa causada por los virus de la gripe. Se propaga entre personas y puede provocar enfermedad leve a grave.

Sus síntomas son fiebre, dolor de cuerpo, cansancio, tos, secreción o congestión nasal. Es importante diferenciarla del resfrío común, que puede ser causado por varios virus, donde el síntoma más importante es la congestión nasal.

La enfermedad dura ente 1 a 2 semanas, es contagiosa desde 1 día antes hasta 5 a 7 días después de la aparición de los síntomas.

 

Grupos de riesgo

Existen grupos de mayor riesgo de contraer la enfermedad y presentar complicaciones severas, como la neumonía. Estos grupos son:

– Niños menores de 2 años.

– Mayores de 65 años.

– Personas con condiciones de salud crónicas.

 

Sobre virus y cepas

Los virus de la gripe más importantes en lo que hace a producir la gripe estacional son grupo A y B. La gripe A se debe a 2 subtipos de virus estacionales de importancia para el ser humano: A (H3N2) y A (H1N1). Estos virus, pueden sufrir cada año pequeños cambios genéticos (shift), que no pueden ser reconocidos por el sistema inmune de las personas, y constituye una de las principales razones por la cual se puede contraer la gripe más de una vez y deben vacunarse todos los años. Este cambio es el que obliga a formular cada año vacunas adaptadas a los mismos.

Cada año, la OMS (Organización Mundial de la Salud) predice cuáles serán las cepas del virus A y del B circulantes más comunes y hace la recomendación: en septiembre para el hemisferio Sur y, en febrero, para el Norte, de las cepas a incluir en la vacuna estacional.

 

Las vacunas para el 2013

Dos de las cepas de virus influenza contenidas en las vacunas 2013 difieren de las cepas 2012 (H3N2 e influenza B), siendo idéntica la cepa H1N1.

Las cepas incluidas en las vacunas antigripales 2013, son:

1) A/California/7/2009 (H1N1) pdm09 (cepa análoga: A/California/7/2009, NYMC X-181)

2) A/Victoria/361/2011 (H3N2) (cepa análoga: A/Victoria/361/2011, IVR-165)

3) B/Wisconsin/1/2010 (cepa análoga: B/Hubei-Wujiagang/158/2009, NYMC BX-39)

 

Prevención: primero, inmunización

Para evitar el contagio de influenza, la inmunización es la medida de prevención por excelencia. Las indicaciones de la vacunación antigripal son dinámicas y pueden variar año a año, de acuerdo a la epidemiología local o regional.

De acuerdo a nuestro Calendario Nacional de Inmunizaciones, las personas que deben vacunarse son:

1) Trabajadores de salud y personal esencial (fuerzas de seguridad, ministerios, etc)

2) Embarazadas y puérperas.

Las embarazadas deben vacunarse en cualquier trimestre de la gestación. ¿Por qué deben vacunarse? Porque son especialmente vulnerables a las infecciones por los virus de la gripe; porque tienen mayor riesgo de morbilidad;  y porque la transferencia de anticuerpos al recién nacido por parte de la madre vacunada brinda protección durante los primeros meses de la vida.

Las puérperas deben vacunarse hasta los 6 meses luego del parto.

3) Niños de 6 meses a 24 meses (inclusive), independientemente de los factores de riesgo.

4) Niños y adultos de 2 años a 64 años con factores de riesgo.

5) Personas mayores de 65 años.

 

Claves

* Es importante no diferir la vacunación, sobre todo en los niños menores de 2 años y los mayores que pertenezcan a grupos de riesgo.

* Se debe aplicar la vacuna antigripal lo antes posible a fin de proteger a la mayor cantidad de población vulnerable antes de que comience a circular el virus de Influenza.

* La vacunación antigripal también tiene indicación individual de personas o grupos no incluidos en el calendario y de acuerdo a criterio medico o personal.

 

Prevención: cómo cuidarnos más allá de la vacuna

* Cubrir la boca y la nariz con un pañuelo descartable al toser o estornudar.

* Evitar toser o estornudar sobre las manos. En caso de no portar pañuelo, hacerlo sobre el antebrazo o brazo.

* Lavarse las manos con agua y jabón o con gel alcohólico en forma frecuente, en especial luego de toser o estornudar.

* Evitar tocarse la nariz, ojos o la boca luego de tocar otras superficies.

* Evitar contacto cercano con personas con síntomas de gripe.

* Mantener los ambientes limpios y ventilados.

 

Fuente: Dra. Ana Ceballos, pediatra, infectóloga. Secretaria del Comité Nacional de Infectología de la
Sociedad Argentina de Pediatría.

Anuncios