“El deporte es una gran escuela”

deporte-tenis-chicos-ejercicio_MUJIMA20111213_0032_6

La actividad física hace que los chicos pasen menos horas frente a las pantallas, disminuye el uso futuro de alcohol y de drogas, y hace desaparecer el inicio del hábito de fumar. Consejos para los pequeños atletas.

Dr. Juan Carlos Mazza

¿Qué enseña el deporte?

El proceso de formación deportiva, dentro y fuera de la escuela, es ante todo un “proceso pedagógico”. Es una expresión dinámica de acciones de enseñanza-aprendizaje, absolutamente similar al proceso de educación escolar.

¿Qué valores promueve el deporte?

Esfuerzo, compromiso, constancia, igualdad, disciplina, responsabilidad…

¿Es el deporte un lugar para hacer amigos?

Los vínculos amistosos en el deporte tienen la base en la construcción de solidaridades, sueños en común, esfuerzos y sacrificios en pos de logros y metas compartidas.

¿De qué manera influye el deporte en el desarrollo integral de los chicos?

Los entes científicos más importantes del mundo han determinado que “el alto nivel porcentual del sedentarismo adulto, tiene origen pediátrico”, es decir, que es la consecuencia de la pobre adaptación al ejercicio y al deporte que se genera durante toda la escolaridad.

La adaptación biológica y el hábito deportivo se construye al generar efectos cardiovasculares, pulmonares, neurales, hormonales, óseos y musculares (metabólicos y celulares) que garanticen la base biológica de la práctica deportiva a largo plazo (incluido para el adulto y para la tercera edad), sin fatiga ni lesiones, ni abandono precoz.

¿Cuán importante es cumplimentar una buena alimentación y descanso adecuado?

Cuando se hace ejercicio y deportes se gasta energía. Debemos reponerla, día a día, a través de la comida e hidratación adecuadas. Una buena alimentación en los jóvenes deportistas se basa en la ingesta predominante de carbohidratos (papas, pastas, arroz, harinas, verduras, frutas y cereales), moderada cantidad y muy buena calidad de proteínas (carnes, lácteos, queso, huevo, legumbres, frutos secos, etc.), con la menor cantidad de grasas posibles (frituras, mayonesa, manteca, comida chatarra, facturas de panadería, etc.).

También hay que hidratarse con agua y otros fluidos adecuados, en forma permanente, más aún cuando hace algo o mucho calor. Evitar sistemáticamente hidratarse antes, durante, o luego del ejercicio con bebidas colas, energizantes, o jugos muy concentrados.

El descanso y los hábitos saludables son parte del llamado “entrenamiento invisible”. Recordar que muchas de las mejorías que producen el ejercicio y el deporte se generan con una buena alimentación e hidratación y durante un descanso adecuado.

¿En qué sentido el deporte ayuda a los chicos a alejarlos de los malos hábitos?

El deporte en los chicos contribuye a evitar la deserción escolar y los aleja de la calle. Por otro lado, disminuye las horas frente al televisor o la computadora.

El ejercicio fortalece hábitos saludables de alimentación, disminuye el uso futuro de alcohol y de drogas, y hace desaparecer el inicio del hábito de fumar. O sea, que ayuda a combatir los factores de riesgo que más afectan al adulto, muchos años después.

La cultura del ejercicio y del deporte es la base de la adopción de un estilo de vida saludable, mayor calidad de vida, e incremento de la longevidad de la vida.

¿Qué consejos le daría a un niño que practica deporte? ¿Y a las mamás?

A todos les diría que cuando son niños en escolaridad primaria traten de practicar más de una disciplina deportiva. Que traten de aprender todos los gestos básicos (caminar, correr, nadar y andar en bicicleta), ya que esas aptitudes les van a servir para hacer ejercicio toda la vida.

 

Por Juan Carlos Mazza, médico deportólogo, director del Departamento de Medicina Deportiva de Buenos Aires y miembro del Colegio Americano de Medicina del Deporte. Participó en la campaña solidaria de Procter & Gamble (P&G) y Asociación Conciencia, que mejoró el área deportiva de la escuela E.E.P. N°68 de Avellaneda. 

Fuente: www.entremujeres.com

Anuncios