Adoptar mascotas, una tendencia que crece

Perros_MUJIMA20120817_0042_31

En los últimos años, se popularizó la importancia de rescatar a los perros de la calle y cada vez hay más familias que eligen adoptar su animal de compañía.

Sabrina Díaz Virzi 
sdiazvirzi@agea.com.ar | @sabridiaz

“A mi perro lo encontré en la calle”, cuenta Emiliano. Bárbara recuerda que “las mascotas no saben si son de raza o no. Si se tiene en cuenta la cantidad de gente irresponsable que tira las mascotas a la calle, lo mejor es adoptar”. Juan Manuel sostiene, sin dudar, la importancia de la adopción: “La idea es tener un animal de compañía, no un negocio”. En los últimos años, se popularizó la importancia de rescatar a los perros de la calle y cada vez hay más familias que eligen adoptar su mascota.

Desde American Humane Association de Estados Unidos estiman que, en siete años, una pareja de perros no esterilizados y su descendencia pueden tener 5.432 cachorros. “Si bien en Argentina no existen estadísticas respecto de la cantidad de perros callejeros, se calcula que 9 de cada 10 perros que nacen jamás encontraran un hogar. Al adoptar una mascota, ayudamos a liberar espacio en los centros de adopción y, así, más perros tendrán la oportunidad de ser rescatados de las calles”, explica Julieta Masino, Gerente de Marca Pedigree, empresa que lleva adelante un programa de adopción de mascotas. Así, al adoptar, se salvan dos vidas: la del animal adoptado y la de aquel que ingresa en su lugar para ser recuperado.

“La gran mayoría de los perros y gatos que están a la espera de una familia tuvieron alguna vez un hogar, saben vivir en una casa, y sufren muchísimo la calle y el abandono”, explica Laura Guzmán, voluntaria y parte del equipo de Adopciones de la Asociación Civil Refugio El Campito. “Si hay tantos animales desamparados, ¿para qué contribuir al negocio de los criaderos?”, lanza.

La modelo Nicole Neumann, ferviente activista por los derechos de los animales, habló 

sobre el tema y dijo que siempre elegirá la adopción: “Hay muchos animales en la calle, deberían tener una casa, una familia. Todos merecen un hogar. A su vez, es muy común que en los criaderos se exploten las perritas únicamente para que tengan hijos, y no siempre están cuidadas y no siempre se busca el equilibrio (dentro de cuánto pueden volver a tener hijos). Algunos, incluso, cuando ya no pueden tener hijos las abandonan, las tiran por ahí porque no pueden producir más”.

Aquellos que eligen comprar a su mascota lo hacen, por lo general, porque quieren una determinada raza. “Otros –dice Guzmán- consideran que les da algún tipo de estatus. Lo vemos cuando hay algún perro de raza en adopción: llueven las solicitudes de adopción por ese animal pero, una vez adoptado, el resto de los postulantes no acepta adoptar un mestizo en su lugar. Queda claro que la idea no era simplemente incorporar un perro al hogar, sino tener un perro de raza”.

Otros de los motivos que inclinan la balanza de aquellos que prefieren comprar su mascota es que, dicen, así se aseguran que los perros o gatos se encuentren sanos. Sin embargo, si se aseguran de gestionar la adopción con una entidad que trabaje de manera seria, no tienen por qué tener problemas. La base es la información y la difusión: “Hay que desterrar mitos y eliminar esa imagen del perro rescatado como un perro triste o agresivo no apto para la adopción. Los refugios y los zoonosis están llenos de perros que anhelan un hogar, que son jóvenes, sanos, bellos y acostumbrados a convivir con una familia”, asegura Guzmán.

Masino, de Pedigree, coincide con esta mirada: “La falta de educación sobre el trabajo de los refugios genera más desconocimiento. Para los perros callejeros, pasar a vivir en un refugio es una garantía para que puedan recuperarse, recibir alimentación, cuidados, y mejorar sus condiciones de vida. Hay perros que, justamente por estar enfermos, permanecen en el refugio y no son dados a adopción, precisamente, para asegurarles el cuidado adecuado. Es por eso, que todos los perros puestos en adopción son entregados en condiciones de salud óptimas (rehabilitados, desparasitados, vacunados y castrados) y en condiciones aptas para la convivencia”.

Más conciencia

Los voluntarios de El Campito detectaron en los últimos años un cambio un cambio en la sociedad: “No sólo hay más gente que adopta, sino que cada vez más personas abren las puertas de sus hogares a animales adultos o ancianos. Aún es un porcentaje chico en relación al número de adopciones de cachorros, pero la gente comprende que los cachorritos son lindos, pero no son para todos. Entiende que, muchas veces, adoptar un perro adulto tiene sus ventajas, sobre todo, si uno no tiene demasiado tiempo para educar a los cachorros (ya que un adulto se adapta más rápidamente a la casa, los horarios de salida, a la familia, porque alguna vez tuvo un hogar y la convivencia con una familia no es algo nuevo para ellos)”, cuenta Laura Guzmán.

En vísperas del Día del Animal de 2011, Acción para Erradicar el Maltrato Animal (A.P.E.M.A.) y Pedigree lanzaron una campaña para juntar firmas en apoyo de la reforma de la Ley de Protección Animal. El 19 de julio de ese año se creó, a través del decreto 1088, el “Programa Nacional de Tenencia Responsable y Sanidad de Perros y Gatos” que, según explica Masino, significó la primera actualización a la ley después de 60 años.

¿Cuáles son los requisitos de los adoptantes? “El principal suele ser el tamaño. Muchas veces no tienen preferencia de que sea hembra o macho, o no les interesa demasiado la edad. Hay mucha demanda por animales de tamaño muy chico, sobre todo, de parte de quienes viven en departamentos”, cuentan desde El Campito.

Cómo adoptar

En el caso de querer adoptar un perro en Refugio El Campito, debés escribir por mail aadoptantesdelcampito@gmail.com e indicar si querés adoptar algún “camperito” en particular o si preferís que ellos te recomienden cuáles son los perros ideales para tu hogar. Desde el Programa de Adopción Pedigree, invitan a ingresar a su sitio web y seguir las instrucciones.

Si estás fuera de la provincia de Buenos Aires, recomiendan acercarse al instituto de zoonosis de tu zona, donde suele haber grupos de voluntarios que manejan las adopciones. Otra opción es buscar refugios o grupos proteccionistas por Internet: en los últimos años, Facebook se convirtió en una vía muy importante para conectar adoptantes.

Cuando te contactes con algún centro de adopción de mascotas, será necesario que especifiques cómo está compuesto tu grupo familiar, si hay otros animales en la casa y qué cantidad de horas pasaría solo el animal. Esto es para puedan encontrar una mascota acorde a tu estilo de vida. Por ejemplo, hay animales que no son ideales para chicos, algunos que necesitan mucho espacio, y los más tranquilos son ideales para una persona mayor.

Cómo ayudarlo a sentirse en casa

Desde el Programa de Adopción Pedigree dan cinco consejos básicos para que tu nueva mascota se adapte mejor:

1 – Establecé con él una rutina diaria tan pronto como te sea posible.

2 – Elegí un horario específico para que coma, duerma y haga ejercicio; en lo posible, tratá de seguir este horario diariamente.

3 – Como una medida preventiva, programá una visita al veterinario durante la primera semana. Esto garantizará que cualquier condición de salud que pueda afectarlo pueda ser corregida lo más pronto posible.

4 – Cuando presentes a tu perro con personas desconocidas, asegurate de hacerlo gradualmente. Si es posible, limitá estas ocasiones a no más de dos personas nuevas en cada presentación.

5 – Tu perro tiene que poder olfatear a la persona antes de que ésta lo quiera acariciar. Por lo tanto, asegurate de vigilarlo hasta que estés convencido que él no se siente temeroso o amenazado. Bajo ninguna circunstancia dejes que nadie moleste o juegue brusco con tu perro: en algunas ocasiones, los perros pueden reaccionar de diferentes maneras ante los desconocidos, sobre todo, si no entienden sus juegos.

Fuente: EM

Anuncios