Cocina Ayurvédica o qué energía nos aportan los alimentos

Ayurveda_MUJIMA20120328_0060_31

Desde esta ciencia de vida milenaria que tiene en cuenta todo lo que existe en el universo, se presta suma atención a qué, cómo y cuándo comemos. Algunas sugerencias para mejorar tu calidad de vida.

Federico de Robertis

Hay tantas formas de alimentación como personas en este mundo. Lo importante es no fanatizarse ni obsesionarse con planes alimentarios muy estrictos. Partiendo desde el Ayurveda, que es una ciencia de vida milenaria que tiene en cuenta la energía del individuo, de su entorno, de la naturaleza, de los elementos y de todo lo que existe en el universo, todo es visto como complemento y necesaria su razón de existir y de ser.

Todo es mejor si se acompaña de un nutricionista o un médico especializado en Ayurveda que nos pueda guiar y hacer hincapié en la importancia de qué, cómo y cuándo comemos.

Es muy importante tratar de ingerir alimentos frescos y preparados en casa, dado que todo lo que ingerimos durante el día repercute en nuestra energía. Suele ocurrir que cuando estamos muy alegres le dedicamos más tiempo a este aspecto, y nos esmeramos en cocinar algo rico, mientras que cuando estamos enojados o nos sentimos tristes no le damos importancia o lo qué comemos ni a la manera en la que lo hacemos y por lo general suele caernos mal.

Sin ir más lejos podemos pensar en “Como agua para chocolate”, de Laura Esquivel. Tita hacía unos platos maravillosos cuando estaba pensando o deseando a Pedro y, cuando lo extrañaba o no le correspondía, su comida salía fea y tenía un sabor de angustia que hacía llorar y pesar a todos los invitados.

Obviamente que cuanto más calidad tengan los alimentos, su frescura y su forma de cocinarlos nos aportarán más nutrientes y energía. Al igual que cuanto más sana y natural sea la alimentación en el largo plazo, tendremos más capacidad respiratoria, movimientos fluidos del cuerpo y articulaciones, mejor circulación en sangre y, aunque no lo crean, mejor humor.

Entonces, atención: el cuerpo y la mente son bienes preciados. Siempre que nos alimentamos incorporamos energía en nuestro organismo, pero esto no significa que estemos ingiriendo las correctas. La cocina ayurvédica nos acerca la posibilidad de profundizar acerca de la energía que poseen los alimentos.

Por esto mismo, existen algunos puntos para tener en cuenta y así mejorar la calidad de vida, la alimentación y la energía divina que llevamos dentro:

* Cocinar alimentos, verduras y frutas frescas.

* Tener la capacidad de autoobservación y conciencia de lo que comemos.

* Comenzar a abandonar la comida chatarra.

* No saltear comidas.

* Considerar al almuerzo como la comida principal del día.

* Tener calma al ingerir los alimentos. Que tu hora de comida sea impostergable, celebrada y, por qué no, sagrada.

* Intentar no interrumpir tu momento de alimentación (por ejemplo, no hablar por teléfono).

* Hacer una caminata tranquila luego de comer.

* Que las cenas sean livianas y saludables.

* Animarse a las combinaciones con semillas, legumbres y cereales.

* Cocinar con calma y amor para nosotros y los demás.

* Compartir y celebrar con amigos cada comida.

Desde Ayurveda, para tener una conciencia expandida y un equilibrio energético se deben generar cambios para elevar el prana, que es aquello que conocemos como energía vital. Cuanto más alegres y flexibles estamos, el prana aumenta. El estado del presente, del aquí y ahora, en plena felicidad, hace que tu energía aumente, y la alimentación ocupa uno de los lugares primordiales en esta toma de conciencia y posibilidad de lograr una percepción elevada. Poco a poco vamos sutilizando los procesos mentales y nos volvemos budas de nuestro propio cuerpo.

¿Cómo podemos incrementar el prana? Algunas sugerencias:

* Ayuno y comida fresca.

* Evitar carnes rojas, pesadas.

* Consumir alimentos dulces, incluir algún sabor picante.

* Evitar alimentos congelados, poco naturales.

* Evitar ingerir alimentos avinagrados, pickles o muy salados.

* Tomar baños de agua fría.

Cantar y repetir mantras.

* Practicar ejercicios de respiraciónyoga y meditación.

* Dar desinteresadamente.

* Disfrutar el silencio.

 

Federico de Robertis, counselor y especialista en temas de autoayuda, espiritualidad y estudios del Calendario Maya. Autor de “Calendario Maya 2012” (Vergara, Ediciones B).

Fuente: EM

Anuncios