Aceites de canola, lino y cártamo pueden reducir las grasas abdominales

Un estudio preliminar destaca que pueden ser efectivos para disminuir los riesgos del síndrome metabólico, pero la calidad depende de los métodos de extracción
 
Por Anastasia Gubin – La Gran Época
Canola_Flower_0

El aceite de canola de alto nivel, una variedad de la colza o mostaza de campo, el aceite de lino y el de cártamo oleico pueden ser eficaces para disminuir la grasa abdominal y los síntomas del síndrome metabólico, informó un estudio preliminar financiado por el Gobierno de Canadá y el Consejo de Canola.

La calidad de cada uno depende de las formas usadas en la extracción, advierten otros informes.

“Las grasas monoinsaturadas en estos aceites vegetales parecen reducir la grasa abdominal, que a su vez pueden disminuir los factores de riesgo del síndrome metabólico”, dijo Penny Kris-Etherton, profesor de Nutrición de la Universidad Estatal de Pensilvania en su presentación ante la Asociación del Corazón en Nueva Orleans.

El mecanismo de porqué se produce esta pérdida de grasa en el vientre, aún no está claro, dice Etherton, por lo que señala que es evidente que se necesitan más investigaciones”.

“Nuestro estudio indica que los cambios dietéticos simples, tales como el uso de aceites vegetales ricos en ácidos grasos mono insaturados, pueden reducir el riesgo de síndrome metabólico y por lo tanto la enfermedad cardíaca, accidente cerebro vascular y diabetes tipo 2″.

En el nuevo estudio, los investigadores trabajaron con 121 participantes que tenían riesgo de contraer un síndrome metabólico, y con signos de aumento de la grasa del vientre, bajo colesterol “bueno” HDL, el azúcar en la sangre por encima de media, la presión arterial y los triglicéridos altos.

A cada uno de ellos se les dio al día uno de cinco aceites considerados como saludables para el corazón, además de una dieta de 2000 calorías diarias.

Los resultados arrojaron que los que consumieron el aceite de canola de alto nivel oleico, el aceite de lino y de cártamo oleico disminuyeron la grasa abdominal, entre los que resaltó el primero.

Las mezclas de aceite de maíz con cártamo oleico y canola enriquecida con fuente de algas no causaron efectos.

La calidad de los aceites

La calidad de los aceites puede variar notablemente, advierten otros informes. 

El aceite de canola es extraído calentando levemente y aplastando las semillas, sin embargo a nivel comercial, muchos están utilizando hexano, producido de la refinación de petróleo crudo. Este componente es capaz de extraer las grasas de las semillas, pero en determinadas concentraciones es tóxico.

La toxicidad del hexano produce somnolencia, dolores de cabeza y náuseas, además de euforia al ser inhalado. Esto sucede en los consumidores de solventes, donde es componente.

Al ser extraído el aceite, éste sufre un proceso de decoloración y desodorización y la parte que queda fuera, de alto valor proteico, se usa para los animales.

En el caso del aceite de lino, su calidad también varía de acuerdo a las diferentes temperaturas usadas en el proceso de extracción.

Aceite de colza y de canola

El aceite de Colza se usaba desde la antigüedad en Asia y Europa como combustible en las lámparas, y durante la guerra, en el siglo pasado, como energía de vapor, lo que demandó una gran producción en Estados Unidos. Estudios recientes señalan que es adecuado como biodiesel.

Los productores fabricaron el aceite de colza, pero su color verdoso y fuerte sabor debido a la presencia de clorofila no lo hizo muy aceptable. Además contenía alta concentración de ácido erúcico. Estudios contrastantes informaron que el alto nivel de este ácido podría ser dañino para el corazón, sin embargo, otras fuentes de India sostuvieron que no hay tal daño.

La variedad llamada canola corresponde a las semillas de colza producida luego de numerosos cruces en la Universidad de Manitoba, Canadá en 1970. El nombre aceite de canola viene de ‘Canadian oil’, para diferenciarse del aceite de colza modificado genéticamente o Colza 00.

Anuncios