Homeopatía: Con la fuerza vital

homeopatia

Es un método terapéutico en base a medicamentos naturales, carentes de agresividad farmacológica, Es una práctica recomendada para todo tipo de personas.

La homeopatía es una rama de la medicina alternativa basada en la ley de la similitud. Es decir, trata de curar con la sustancia que causa la enfermedad, pero tratada de determinada manera. El remedio homeopático se consigue mediante un proceso denominado potenciación o dinamización, que consiste en disolver la sustancia en agua un número elevado de veces, junto con la agitación. Esto provoca que el agua se cargue con la energía vital de la sustancia, lo que procurará la curación.

No solo glóbulos y tés

La homeopatía no se basa tan solo en glóbulos y tés. Cada tratamiento exige una individualización meticulosa. Su práctica consiste en buscar los puntos de contacto existentes entre los síntomas que experimentalmente producen un remedio y los que presenta el enfermo.

Entre las ventajas de ser tratado con homeopatía, está el que los pacientes que acuden a especialistas, se pueden beneficiar de una gran diversidad de procedimientos, puesto que esta terapia alternativa dispone de cerca de dos mil medicamentos.

Los tratamientos homeopáticos son aplicables tanto en niños, adultos o embarazadas. Son más útiles en enfermedades funcionales que en orgánicas, dado que es difícil restituir la lesión ya originada, pero sí se puede impedir su progresión natural.

Una terapia para todos

La homeopatía es eficaz y no supone un riesgo para la salud, pues no tiene efectos secundarios. De hecho para los entendidos, esta práctica basa su diagnóstico y método de curación en la fuerza vital, que es la expresión con que los homeópatas se refieren a los procesos energéticos y defensivos.

La homeopatía reconoce la capacidad innata del organismo para mantenerse sano gracias a su fuerza vital, que regula sus funciones y reacciona de manera automática ante las agresiones externas, con el objetivo de devolverle la salud al paciente.

Esta capacidad de la fuerza vital, llamada ‘vis natura medicatrix’, la tienen todos los organismos vivos y es la capacidad curativa de la propia naturaleza, pero esta cualidad es limitada. El medicamento homeopático interviene en ese esfuerzo natural del cuerpo organizándolo, desbloqueándolo y estimulándolo, para conseguir finalmente la restauración de la salud.

Anuncios