Cómo es el nuevo régimen laboral para el trabajo doméstico

Personal-domestico_MUJIMA20121106_0017_31

El 13 de marzo de 2013 fue sancionada la ley 26.844, lo que inauguró una nueva etapa en el régimen de trabajo, tanto de mujeres como de varones que prestan servicios en relación de dependencia en casas particulares. Conocé los principales elementos de la ley.

Rodolfo Capón Filas

1 – Tipificación del trabajo

El art. 2 considera trabajo en casas particulares a “toda prestación de servicios o ejecución de tareas de limpieza, de mantenimiento u otras actividades típicas del hogar. Se entenderá como tales también a la asistencia personal y acompañamiento prestados a los miembros de la familia o a quienes convivan en el mismo domicilio con el empleador, así como el cuidado no terapéutico de personas enfermas o con discapacidad”.

Carece de sentido que un personal trainer, una “dama de compañía” o una persona encargada de cuidar a un enfermo, lavarlo y darle de comer estén incluidos en esta norma y no en el Régimen de Contrato de Trabajo. Si bien el cambio de título de la norma (mientras la anterior regulaba el servicio doméstico, ésta normatiza el trabajo en casas particulares) permitiría esta inclusión, la misma perjudica seriamente al trabajador afectado y colisiona directamente con el convenio 189 (2011) de la OIT, que, si bien no ha sido todavía ratificado por nuestro país, marca la línea global sobre el trabajo doméstico (art.1, b).

 

2 – Inclusión de todo trabajador

No interesa cuánto tiempo dure el trabajo. Es frecuente en las grandes ciudades que las labores duren pocas horas o se presten en pocos días. Cualquiera sea el tiempo, quien recibe el trabajo ajeno es empleador y debe inscribir al trabajador en la AFIP, utilizando el formulario F 102 B (se encuentra en el sitio www.afip.gob.ar).

Conviene que, ante una relación laboral existente, el empleador no espere los 180 días que le permite la ley para adecuarse y ya comience a cumplirla, porque es posible que en ciertos territorios (como CABA, provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba) se intensifique una investigación de la Policía de Trabajo para impulsar el cumplimiento.

Si bien por pocas horas el importe a aportar es razonable, hay que contemplar la situación de aquellos empleadores de escasos recursos (por ejemplo, quienes reciben la jubilación mínima y a quienes la misma AFIP adeuda sumas importantes).

El art.3 enumera los trabajadores excluidos de este régimen, entre ellos, los contratados por personas jurídicas para realizar en sus dependencias las tareas de aseo y limpieza. Tales trabajadores son receptados en el Régimen de Contrato de Trabajo.

 

3 – Condiciones de trabajo

La ley establece claramente las edades de admisión, los límites de la jornada, el descanso, la remuneración, las vacaciones. De este modo, ya no habrá diferencias substanciales con los demás trabajadores.

 

4 – Trabajo de menores

Dado que no se puede contratar menores que no hayan finalizado su instrucción obligatoria y ésta llega hasta el ciclo secundario completo (ley 26.206, art.29) que, en muchos casos, se finaliza más allá de los 18 años, el art.12 permite sortear este requisito si el empleador se hace cargo de que se finalice el mismo.

 

5 – Convenios colectivos de trabajo

La ley busca que se celebren convenios colectivos sobre este tipo de trabajo. Dada la existencia de Sindicatos de Trabajadores Domésticos en Capital Federal, Buenos Aires, Entre Ríos, Córdoba, ha llegado la hora de que las diversas Asociaciones de amas de casa se transformen en Sindicatos. El art.22 de la Recomendación 201 de la OIT se refiere expresamente a este tema.

 

Por Rodolfo Capón Filas, doctor en ciencias jurídicas y sociales (UNL), docente universitario y colaborador de ElDial.com. Responsable académico de la Revista Científica Equipo Federal del Trabajo, Ex juez en la Cámara nacional de Apelaciones del Trabajo.

FUENTE: EM

Anuncios