Sorbete de manzana, pera y fresas con amasake y nueces

R21-38645

10 porciones.

Entendido que cada vez nos adentramos más en la primavera, con algún que otro eco veraniego, he creído conveniente mostrar un nuevo postre que seguro hará las delicias de vuestros invitados más exigentes. Cargada de vitaminas y muy saludable por sus propiedades digestivas, esta sencilla receta, se ha convertido en una de mis preferidas, precisamente por su sencillez de preparación de la mano de la intensidad de los diferentes sabores afrutados, que se mezclan en la misma y su base equilibrada a través de una cocción lenta y depurativa. En todo caso, espero que os guste, y disfrutéis preparándola, tanto como yo, a la vez también veáis que en contra de lo que siempre nos han inculcado, no es necesario utilizar azúcar para preparar sabrosos y dulces postres.

PREPARACIÓN : 15 min.    COCCIÓN : 60 min.    TIEMPO TOTAL : 75 min.

Ingredientes

  • ( a ser posible de procedencia ecológica y local)
  • 6 manzanas
  • 6 peras
  • 1 limón
  • 250gr fresas ( sobre todo ecológicas puesto que la fina piel de las fresas, las hace especialmente absorbentes, respecto a los nocivos químicos que la industria utiliza para fumigar las explotaciones de fruta no ecológica)
  • ¼ de una vaina de vainilla pura ( o unas gotas de esencia de vainilla líquida)
  • Amasake
  • Coco rayado
  • Sal marina atlántica
  • Canela en polvo
  • Pasas sultanas
  • Nueces

Instrucciones

1. En primer lugar pelaremos y lavaremos bien cada pieza de fruta, cortándolas todas en diferentes trozos de forma triangular.

En el caso del corte, yo utilice un accesorio fácil de comprar en tiendas de menaje, que nos facilita mucho la tarea y nos proporciona unos cortes muy igualitarios.

2. Cogemos una olla grande y la llenamos con dos dedos de agua aproximadamente.

3. En el interior, depositamos la fruta cortada y añadimos: la piel de un limón a tiras, ¼ de vaina de vainilla abierta por la mitad ( o en su defecto unas gotas de esencia de vainilla eco), canela en polvo, un puñado de pasas sultanas y una pizca de sal.

4. Una vez todos los ingredientes estén en el interior, taparemos y cocinaremos a fuego medio-bajo, durante aproximadamente una hora y cuarto. Teniendo en cuenta que cada diez minutos, destaparemos para remover ligeramente el contenido y así asegurarnos que los ingredientes entremezclan sus sabores y propiedades.

Apunte: normalmente, el tiempo de cocción no debería estandarizarse nunca, ya que en función de la estación del año, nuestro cuerpo requiere alimentos que le proporcionen calor y en otras estaciones más frías, alimentos que le refresquen. Por lo normal, cuanto más cocinamos un alimento, más calor nos aportará a nivel energético y si la cocción ha sido más corta, más nos refrescará. Por ello si cocinamos esta receta en verano, la cocción no debería llevarnos más de media hora. En cambio si la hacemos en estaciones más frías, la misma debería estar entre una hora o una hora y cuarto.

5. Pasado el tiempo de cocción, trituraremos el contenido con una batidora hasta dejarlo como si de una papilla se tratara, y le daremos una vueltas con ayuda de una cuchara de madera para que la mezcla recupere una textura más ligada.

6. Una vez realizados todos los pasos, tenemos dos opciones. La primera rellenar un cuarto del envase que vayamos a utilizar para nuestro postre con amasake y vertir encima el resultante de nuestra cocción, acompañado de un poco de coco en polvo por encima y coronado por unas nueces o cereales al gusto.

La segunda opción si disponemos de un biberón de hostelería es llenar primero el recipiente donde presentaremos nuestra receta con la mezcla de nuestra cocción, decorarando después con ayuda del biberón la parte superior, dibujando un espiral de amsake. Seguido tiraríamos el coco rayado y coronaríamos con las nueces.

7. Disfrutad y vivid el aquí y ahora, como si cada segundo fuera el último de vuestra vida.

Buen provecho!!!!

Fuente: www.haztevegetariano.com

Anuncios