“El papel no es basura” – Fundación Garrahan

Reciclado-papel_MUJIMA20100806_0032_25

El Programa de Reciclado de Papel de la Fundación Garrahan nació en septiembre de 1999 y se constituyó en una actividad importante para que el hospital pueda desarrollarse. Además, incentiva la protección del medioambiente y alienta hábitos ecológicos. El proyecto se centra en la recolección de papel en desuso y su posterior donación a la Fundación.

 

Lo recaudado en este Programa se aplica para el funcionamiento y sostén de Casa Garrahan -un hogar donde se hospedan niños de bajos recursos que viven a más de 100 kilómetros- y de la compra de insumos y mantenimiento del hospital.

 

El reciclaje es un tratamiento que se da a los residuos para que gran parte de lo que se desecha como basura vuelva a la cadena de consumo transformado en nuevos productos. En el planeta, se desperdician miles de toneladas de desechos que podrían reciclarse con moderna tecnología.

 

Con cada tonelada de papel reciclado se pueden salvar 17 árboles medianos, que demoran entre 10 y 20 años en crecer. Además, con el reciclaje de papel se ahorra un 70% de agua y un 45% de la energía que se utiliza para la fabricación de papel tradicional y también se reduce la contaminación del aire.

 

Ya colaboran en el programa más de mil instituciones, empresas, escuelas, consorcios e innumerables particulares, lo que se tradujo en el reciclado de 47.475 toneladas de papel, es decir, 807.075 árboles.

 

¿Qué se puede reciclar?

 

En cuanto a los papeles: papel blanco o de color (impreso en negro o color, con o sin ganchitos), sobres de todo tipo de papel (con o sin etiqueta, con o sin ventana de celofán), formularios continuos, diarios y revistas, carpetas plásticas o biblioratos llenos de papel (vacíos no), folletos, guías telefónicas, papel copiativo y de fax. Es conveniente que el papel no se haga un bollo al descartarlo, para evitar gastar más bolsas.

 

También podés recolectar tapas de plástico de gaseosa y agua mineral. Deben ser entregadas en cajas y no en bolsas, para evitar que ésta se rompa y se pierdan.

¿Qué no se puede reciclar?

 

Recordá que no son reciclables las servilletas, pañuelos descartables, planchas de etiquetas, papel fotográfico, de golosinas, con carbónicos, plastificado, metalizado, envoltorio papel de resmas (si es plastificado), papel con cintas (salvo que se puedan sacar fácilmente), papeles autoadhesivos. Además, es importante tener en cuenta que los papeles no se pueden reciclar si están sucios.

 

¿Qué hacer con el material para reciclar?

 

En el caso de realizar una donación combinada de papel y tapitas, no deben mezclarse, el material deberá estar separado: las tapas en cajas tipo resmas o tamaño similar, y el papel en bolsas de consorcio o como lo disponen habitualmente.

 

Una vez separados los papeles por un lado y las tapitas por otro, podés acercar tu aporte a alguno de los puntos de recolección. Podés ver las direcciones directamente en la página web de la institución. No existe un mínimo estipulado y, en la medida de lo posible, debe estar atado, empaquetado o embolsado.

 

Fuente: EM

Anuncios