Compasión y confianza

Screen-shot-2013-03-13-at-12.31.13-AM

Fuente: http://www.inspirulina.com

¿Sientes rencor porque alguien te lastimó? ¿Te consume el enojo por un acto que consideras injusto? Aquí puedes descubrir que hay otra forma de ver a los demás.

Estaba terminando un curso de El Arte de Vivir de respiración para la eliminación del estrés y disminución de la Violencia en una cárcel de Argentina. Los participantes eran presos que habían matado, estafado y robado.

Recuerdo un joven que dijo: “Toda mi vida aprendí que tenía que defenderme a través de la violencia y hoy me doy cuenta de que no es así”.

Fue una frase que sacudió mi alma. Entendí que las personas no se comportan negativamente por naturaleza sino por traumas, falta de educación o falta de amor. Si solo pudiéramos llegar al corazón de cada Ser Humano nos daríamos cuenta de que en el corazón de cada delincuente hay una víctima pidiendo auxilio.

Cuando estos presos realizaron las técnicas de respiración que enseñamos en el curso, su visión sobre la vida cambió por completo.

Sri Sri Ravi Shankar, fundador de El Arte de Vivir, dice que el Ser Humano es como un átomo. En su centro hay positividad (protones) y en la circunferencia puede haber negatividad (electrones). Cuando nuestra mente está en las situaciones externas, en los juicios de valor o en el comportamiento de los demás se vuelve negativa. Cuando podemos meditar, respirar y estar en nuestro centro recuperamos la positividad que es el núcleo de nuestra existencia.

Cursos en carceles¿Algún amigo o familiar se comportó negativamente contigo? Observa su vida y te darás cuenta de que ese comportamiento no lo lleva a una dicha y satisfacción ilimitada. Ciertos patrones, influencias de otras personas o situaciones son las causas de esa negatividad. Observa tu propio sistema nervioso cuando te enojas con alguien.

“En el corazón de cada persona que realiza actos negativos, hay una víctima pidiendo auxilio”. Este pensamiento puede salvar tu mente del enojo y el odio.

Cuando nos damos cuenta de esto es cuando realmente surge la verdadera compasión. Esto no significa que tengamos que mantenernos pasivos ante cualquier atropello. Dinamismo en el cuerpo, amor en el corazón y libertad en la mente es la mejor combinación que podemos lograr para vivir nuestra vida con la confianza de que siempre tenemos, quizás no lo que deseamos pero sí lo que necesitamos.

Anuncios