Intoxicación crónica. ¡Evítala!

shutterstock_536578361

FUENTEhttp://www.inspirulina.com

Cualquier sustancia química capaz de tener un efecto lesivo en el organismo se considera un tóxico. Nuestro organismo está capacitado de eliminar estas sustancias como material de desecho pero en parte pueden acumularse en los tejidos cuando estamos en contacto con ellas durante largos periodos de tiempo o en concentraciones muy elevadas.

Según el Manual de Organización Local para Situaciones de Emergencia (OPS; 1992) el riesgo tiene relación con el grado de toxicidad de la sustancia (capacidad de provocar un daño inmediato en un cierto tiempo) y con la concentración. Por tanto una sustancia muy tóxica usada en poca concentración puede ser menos perjudicial que una sustancia poco tóxica usada en concentraciones elevadas.

El Dr. Efraín Hoffman en su libro Juventud Prolongada (Editorial Fundación Hoffman) plantea que la intoxicación crónica interfiere con los mecanismos autorreguladores e impide la regeneración celular. Su diagnóstico es infrecuente porque se desconoce su importancia en la aparición de enfermedades crónicas y degenerativas.

El  Manual de Toxicología Básica o Fundamental del Departamento de Medicina Legal, Toxicología y Psiquiatría de la Universidad de Granada, define a la intoxicación crónica como aquella que aparece en un plazo más o menos largo por absorciones repetidas. Hay una exposición repetida al tóxico durante mucho tiempo, con absorción de dosis mínimas incluso a veces inapreciables.

El mecanismo de intoxicación puede deberse a dos causas: acumulación de dosis (acumulación mayor que eliminación) o por efectos aditivos (sumación de efectos). Estas sustancias ajenas al organismo son capaces de producir reacciones que alteran el normal funcionamiento de las células (como por ejemplo alcaloides como la cafeína y la nicotina, otras drogas o medicamentos). Las toxinas pueden acumularse cuando estos productos de desecho del organismo se evacuan de manera incompleta o ineficiente.

En la actualidad, la industria ofrece alimentos procesados ricos en sustancias preservantes, colorantes, saborizantes, emulsificadores o antioxidantes que pueden ser perjudiciales. Algunos ya han sido estudiados como seguros pero otros no son avalados por estudios concluyentes.

Otro factor a tomar en cuenta en el acúmulo de toxinas lo constituye el enlentecimiento del tránsito intestinal; generalmente va acompañada de una evacuación insuficiente. Esta afección es lo que conocemos como estreñimiento, que provoca alteraciones en la flora bacteriana y en la permeabilidad intestinal, se acumulan toxinas en la luz intestinal o pasan al torrente sanguíneo sobrecargando el proceso de detoxificacion hepática.

Como conclusión, lo importante es consumir mayormente alimentos naturales, en cantidades adecuadas y con alto contenido en fibra así como una ingesta adecuada de agua. Con ello, aseguramos un escaso consumo de sustancias tóxicas y un mejor funcionamiento del intestino que garantice una mejor evacuación de los productos de desecho del metabolismo.

Anuncios